MV. Gerardo Villalobos, MSc.

Médico Veterinario

MV. Gerardo Sanchez MSc.

Médico Veterinario

Prof. Dr. Mauricio De Franceschi

Médico Veterinario

Dr. Pablo Chacana

Investigador

Silvina Pinto

Médico Veterinario

Trilogía: La ingesta nutricional como elemento clave para promover la salud intestinal de los lechones.

Introducción

Las enfermedades gastrointestinales son las principales causas de morbilidad y mortalidad neonatal en los animales de producción, incluidos los cerdos¹. Sin embargo, en esta especie, los trastornos gastrointestinales también suelen aparecer en otro momento crítico de la vida del animal, el destete. Esto se debe a que, con la intensificación de la producción y la necesidad de obtener el máximo aprovechamiento de la piara, hubo que remodelar todo el proceso fisiológico de alimentación de los lechones tras el periodo de lactancia.

Para comprender el papel de la nutrición en este cambio fisiológico, es necesario entender primero el término salud intestinal. Es importante asociar la funcionalidad del intestino a un estado de integridad y estabilidad, ya que se trata de un órgano en contacto directo con el medio externo y tiene su propia respuesta inmunitaria independiente e inmediata. Así, podemos definir la salud intestinal como un estado de equilibrio dinámico entre importantes contrapuntos del funcionamiento del órgano, como responder y tolerar, permitir y bloquear, digerir e ignorar, absorber y eliminar.

El dinamismo también impregna la relación de este órgano con el aporte nutricional de todo el organismo, ya que este mismo intestino es responsable de la absorción de nutrientes, y los necesita a gran escala para el mantenimiento de sus funciones dependientes e independientes. Más que un elemento fundamental, la nutrición es el objeto y la finalidad de este órgano, permitiendo miradas adicionales a la aquí propuesta: el aporte nutricional como parte importante (¿pero única?) en la consolidación de un sistema digestivo en pleno funcionamiento, así como el resultado de este pleno funcionamiento para el organismo.

En este tercer y último acto, se abordará la importancia del destete para el proceso final del desarrollo intestinal del lechón, que impregnará las interrelaciones entre el alimento ingerido y su correcta utilización por el animal. Se sabe que la fisiología del lechón, así como la composición, presentación y procesado del pienso, ejercen influencias sinérgicas sobre la evolución del lechón destetado, repercutiendo en toda su vida productiva. Por lo tanto, pensando en términos de eficiencia en la transformación de las materias primas en carne de cerdo, no basta con discutir el proceso de digestión, es necesario garantizar que los nutrientes ingeridos sean aprovechados al máximo por los animales.

Destete

Para el lechón, los primeros momentos post-destete están probablemente relacionados con un periodo de ayuno, que puede durar de 24 a más de 48 horas, dependiendo de su estado sanitario, edad al destete y adaptación previa a la alimentación2 . El prolongado período de inapetencia provoca el efecto inmediato del destete, una drástica reducción de la ingesta energética, cuyo resultado es el estancamiento del crecimiento. Un lechón destetado necesitará tres días para recuperar el nivel de ingesta energética para su mantenimiento, y de 8 a 14 días para recuperar los mismos niveles de ingesta energética que un lechón en el periodo previo al destete3 .

El lechón destetado moviliza sus reservas energéticas y altera su deposición proteica y la utilización de aminoácidos para el mantenimiento o la recuperación del tejido epitelial intestinal. Aunque se produce una reducción de la composición proteica y de la masa de ADN a nivel del intestino delgado -especialmente el proximal- durante el periodo inmediatamente posterior al destete, la realimentación del animal proporciona al intestino una recuperación del peso y la masa totales, que supera la recuperación de la masa corporal y permite que el órgano crezca y se recupere. Esto se debe especialmente a que los cambios en el metabolismo intestinal incluyen un reajuste del metabolismo de los aminoácidos, lo que hace que aumente la estimulación de la producción de enzimas relacionadas con estos nutrientes .4

En términos nutricionales, algunos nutrientes desempeñan un papel fundamental en esta modificación del metabolismo, como los aminoácidos arginina, treonina, glutamina y leucina, cruciales para mantener el crecimiento, la integridad y la función del epitelio intestinal. De este modo, la tasa de síntesis proteica tras el destete se reduce para la deposición muscular, pero se eleva en el intestino5 .

Para que el proceso de realimentación sea eficaz y menos traumático, el alimento ofrecido debe identificarse con el estado fisiológico del lechón. Así, los lechones menos desarrollados al destete requieren una alimentación adaptada a su estadio fisiológico y metabólico, en comparación con los lechones mejor desarrollados, o que ya están adaptados a un alimento sólido compuesto por una amplia variedad de ingredientes, gracias a su consumo en la fase previa al destete6,7 .

En este sentido, la composición del pienso, el tamaño de las partículas presentes en el lumen y el perfil nutricional de lo que empieza a ingerir el lechón tienen un gran impacto en la modulación de la microbiota y en el desarrollo enzimático y fisiológico del animal. El proceso de realimentación, por tanto, ofrece sustrato para la recuperación y desarrollo del lechón destetado, pero también permite -y esto depende en gran medida del tipo de sustrato presente en la luz intestinal- la proliferación de bacterias, comensales o no, que comienzan a utilizar el exceso de sustrato no utilizado por el animal para su proliferación8 .

En Brasil, las dietas post-destete suelen tener un alto porcentaje de proteínas, aminoácidos y energía, como forma de compensar el bajo consumo de los animales en esta fase. Sin embargo, unos niveles más altos de nutrientes -especialmente aminoácidos- para los lechones en la fase de realimentación, provocan pérdidas. Esto se debe a que, como una parte de estos nutrientes no sufren procesos enzimáticos ni de absorción, acaban por no ser aprovechados por el animal, sirviendo de sustrato para bacterias y desencadenando la formación de compuestos tóxicos9 . Otra característica es la reducción de la presencia de lactobacilos, lo que favorece aún más la proliferación de bacterias patógenas como la Escherichia coli enterotoxigénica.

Las fuentes de proteínas, cuando son de alta digestibilidad, influyen positivamente en los lechones. En este caso, la caseína es un buen ejemplo, siendo prácticamente toda digerida y absorbida por el animal, no permaneciendo en el lumen para el proceso de fermentación10 . Por el contrario, las fuentes proteicas de origen vegetal son menos digestibles, ya que las enzimas digestivas para este tipo de sustrato no se producen en cantidades suficientes, lo que provoca que un exceso de este tipo de fuente proteica en la dieta sirva de sustrato para la fermentación bacteriana .11

Así, una reducción de la fracción proteica total del primer pienso ofrecido al lechón puede disminuir los recuentos de coliformes y mejorar la relación lactobacilos fecales/coliformes y disminuir la incidencia de diarrea en los primeros días post-destete12,13 . Pero para que esta reducción tenga el efecto deseado sobre la microbiota y las características fecales, el pienso debe complementarse con aminoácidos sintéticos para proporcionar al lechón el sustrato necesario para su pleno desarrollo, no sólo intestinal, sino también muscular14 . Esta reducción tampoco debe ser tan severa que el animal no pueda demostrar su potencial de crecimiento, ya que el lechón modifica su metabolismo de aminoácidos para el desarrollo del tracto gastrointestinal (TGI). Si se reducen drásticamente las proteínas o el aporte de aminoácidos esenciales (y no esenciales), puede producirse una reducción del crecimiento muscular .15,16

Además, los ingredientes con acción fermentativa dirigida al intestino grueso, como las fibras y algunos prebióticos, pueden conducir a un mejor rendimiento animal, precisamente porque promueven cambios beneficiosos en la microbiota intestinal y su acción fermentativa17 , además de tener una interferencia positiva en el flujo de nutrientes en el GIT, permitiendo una realimentación con menor riesgo de trastornos intestinales18 .

Vida productiva

La realimentación durante la primera semana post-destete debe intensificarse para asegurar un crecimiento adecuado del animal para las fases posteriores. Cuanto mayor sea la ingesta adecuada de alimento en las primeras semanas de cría, mayor será la respuesta de rendimiento del animal en términos de peso al sacrificio y menor será el tiempo hasta el acabado19 . La microbiota residente también comienza a establecerse a partir de la cuarta semana, por lo que la composición de la dieta desempeña el papel de agente modificador temporal de esta población de microorganismos20 . En el caso de los lechones prematuros, es a partir de la cuarta semana de gestación cuando el retraso en el desarrollo del tracto gastrointestinal se hace menos perceptible, normalizándose la producción de enzimas y los transportadores de proteínas, además de los procesos digestivos previamente deficientes. Sin embargo, aún puede observarse cierto déficit neuromotor21,22 .

La vida productiva del lechón puede verse influida de forma decisiva por el periodo comprendido entre los 21 y los 42 días, debido principalmente a los retos del parto y el destete. Un lechón de peso al destete insatisfactorio puede lograr su recuperación durante las tres primeras semanas de crianza, sin embargo, una vez que este animal alcanza una edad superior a los 63, 70 días, su recuperación se ve comprometida, así como su productividad6 .

Otro punto importante y decisivo para el rendimiento de los lechones a lo largo de su vida productiva tiene que ver con su peso y madurez fisiológica al nacer, los espejos de crecimiento y el desarrollo fetal. Ante el avance genético y la llegada de cerdas hiperprolíficas, algunos retos se han hecho más frecuentes y expresivos en las granjas, como el aumento del número de lechones de bajo peso (< 1kg) al nacimiento, también conocidos como lechones de baja viabilidad (BV). Entre estos animales, pueden observarse diferentes grados de gravedad asociados a un crecimiento intrauterino retardado (RCIU), resultado de factores como la mala nutrición de la cerda gestante y la disponibilidad de un espacio uterino reducido (placentas más pequeñas y menos eficientes), debido a camadas cada vez más numerosas .23

Los lechones que nacen ligeros tienen una menor cantidad de receptores para los factores de crecimiento durante la gestación, lo que compromete el desarrollo de órganos y tejidos, como el tracto gastrointestinal y las fibras musculares24 . Como consecuencia, estos animales presentan un peor rendimiento a lo largo de su vida productiva, lo que se refleja en un menor peso al destete y al nacer, un retraso en el peso al sacrificio, una mayor deposición de grasa en la canal y una peor calidad de la carne25 . Los aditivos suministrados a la hembra durante la gestación y la lactancia pueden reducir el impacto de este problema, no sólo disminuyendo la incidencia del bajo peso y la viabilidad al nacimiento, sino también repercutiendo en la condición de nacimiento y el rendimiento productivo de estos animales durante toda su vida. Los compuestos que estimulan la producción y aumentan la concentración de factores de crecimiento, especialmente el factor de crecimiento similar a la insulina de tipo 1 (IGF-1), así como los receptores y proteínas de unión relacionados con su acción, a nivel placentario y fetal, son un buen ejemplo. Los trabajos realizados en distintas explotaciones brasileñas arrojan resultados muy prometedores. Entre ellos, se evidenció que los animales nacidos con peso inferior a 1 kg, cuando procedían de hembras suplementadas con este tipo de producto, presentaban un mayor peso al destete, lo que se reflejaba en un mayor peso en la fase de terminación, y consecuentemente, en una menor edad al sacrificio (Figura 1).

Cuanto más asertivas sean las medidas adoptadas para minimizar el impacto sobre la estructura y el funcionamiento del tracto intestinal de los animales, mejor será la respuesta obtenida a lo largo de su vida productiva (Figura 2). En este sentido, aunque la nutrición aparece como un elemento fundamental en la promoción de la salud intestinal, otros aspectos de la producción garantizan este éxito. Una gestión eficaz de la limpieza y la desinfección, una vacunación correcta, el suministro de agua potable limpia, la preservación del espacio mínimo necesario por animal, el mantenimiento de un entorno limpio y seco con una calidad del aire garantizada y una temperatura de confort térmico acorde con la edad y el estado fisiológico de los animales son fuertes aliados en el mantenimiento del equilibrio dinámico del tracto intestinal de los lechones26,27 .

Para este período posdestete tardío, cuando la madurez intestinal del animal ya está avanzada, el mantenimiento de la salud intestinal es menos complicado, dependiendo del control de patógenos y de un suministro adecuado de nutrientes necesarios para el desarrollo muscular y el mantenimiento de los procesos digestivos. Este momento, por tanto, es el resultado de todas las acciones llevadas a cabo previamente para garantizar la mejor madurez intestinal del lechón.

Acciones infructuosas desde el nacimiento, hacen que esta condición de estabilidad intestinal sea obtenida solamente a partir del uso de antimicrobianos, promoviendo la reducción de la competencia por nutrientes y la producción de metabolitos que deprimen el crecimiento de los animales28 . Pero hay que distinguir entre el uso de estas sustancias y lo que se ha dicho hasta ahora. No se trata aquí del beneficio del uso de antimicrobianos sobre el rendimiento, la productividad y la eficiencia alimentaria29 , sino del impacto que tienen sobre la microbiota residente del lechón y, en consecuencia, sobre la salud intestinal.

Algunos autores sugieren que el uso de antimicrobianos está asociado a un proceso de disbiosis que, en definitiva, es la modificación de la microbiota intestinal en su perfil y metabolismo30 . El uso de antibióticos en los piensos puede seleccionar bacterias resistentes a través de la exclusión de la competencia o de la expresión génica, favoreciendo su crecimiento31 y modificando la fisiología de los microorganismos tanto en el lumen intestinal como a nivel de la mucosa de los diferentes segmentos intestinales30 . Además, el uso de antibióticos, aunque sea en dosis subterapéuticas, puede influir en la evolución de la microbiota a lo largo de la vida productiva del animal, especialmente cuando se utilizan durante el periodo de maternidad y destete, fases en las que la microbiota del animal aún no está completamente establecida32 .

Consideraciones finales

La salud intestinal requiere una mejor comprensión de los procesos críticos para el desarrollo intestinal, su estructura, metabolismo y microbiota residente. El sistema de producción de lechones, como se hace hoy en su gran mayoría en Brasil, orienta las discusiones hacia estos puntos críticos. La inducción de partos sin conocimiento del tiempo necesario para la gestación completa; la dificultad operativa de utilizar sustitutos de la leche; el escaso interés e incentivo para consumir pienso en la fase de maternidad; el destete a los 21 días (momento más crítico para el establecimiento de la microbiota y tiempo insuficiente para que los lechones prematuros alcancen su desarrollo regular); y el perfil de la dieta de destete que no está relacionado con el desarrollo del TGI, sino con el máximo aprovechamiento del crecimiento corporal de los animales, dificultan la búsqueda de un lechón sano y capaz de evolucionar en su vida productiva sin el uso de antimicrobianos.

En este sentido, no basta con fijarse en las necesidades nutricionales de los lechones, el número de lechones destetados por cerda, o incluso el peso final medio y el coste de producción del animal. Es necesario ir más allá, alcanzar una profundidad que nos permita reconocer que la mortalidad y el rechazo de lechones sanos son, de hecho, nuestro mayor reto; que las pérdidas de eficiencia alimentaria y el aumento de la variabilidad dentro de un mismo lote deberían ser inaceptables para una producción de calidad; Por último, hay que asociar al coste de producción el coste de lo que se deja de producir, así como las pérdidas visibles y silenciosas, para poder ver el impacto real de producir lechones sanos, en lugar de índices zootécnicos.

REFERENCIAS

  1. DEPARTAMENTO DE ESTADOS UNIDOS. Agricultura SDA: referencia de la gestión sanitaria y medioambiental del ganado porcino en Estados Unidos, 2006. Marzo de 2008. Parte. 3.
  2. LALLÈS, J. P.; BOUDRY, G.; FAVIER, C.; LE FLOC'H, N.; LURONA, I.; MONTAGNE, L.; OSWALD, I. P.; PIE, S.; PIEL, C.; SÈVE, B. Función y disfunción intestinal en cerdos jóvenes: fisiología. Investigación animal, París, v. 53, n. 4, p. 301-316, 2004.
  3. LE DIVIDICH, J.; THOMAS, F.; RENOULT, H.; OSWALD, I. Acquisition de l'immunité passive chez le porcelet: rôle de la quantité d'immunoglobulines ingérées et de la perméabilité intestinale. Journées de la Recherche Porcine, París, v. 37, p. 443-448, 2005.
  4. SEVE, B.; REEDS, P. J.; FULLER, M. F.; CADENHEAD, A. Protein synthesis and retention in some tissues of the young pig as influenced by dietary protein intake after early-weaning. Posible conexión con el metabolismo energético. Reproduction Nutrition Development, Les Ulis, v. 26, n. 3, p. 849-861, 1986.
  5. BRUININX, E. M. A. M.; BINNENDIJK, G. P.; VAN DER PEET-SCHWERING, C. M. C.; SCHRAMA, J. W.; DEN HARTOG, L. A.; EVERTS, H.; BEYNEN, A. C. Effect of creep feed consumption on individual feed intake characteristics and performance of group-housed weanling pigs. Journal of Animal Science, Champaign, v. 80, n. 6, p. 1413-1418, 2002.
  6. DOUGLAS, S. L.; WELLOCK, I.; EDWARDS, S. A.; KYRIAZAKIS, I. High specification starter diets improve the performance of low birth weight pigs to 10 weeks of age. Journal of Animal Science, Champaign, v. 92, n. 10, p. 4741-4750, 2014.
  7. PLUSKE, J. R.; KERTON, D. K.; CRANWELL, P. D.; CAMPBELL, R. G.; MULLAN, B. P.; KING, R. H.; POWER, G. N.; PIERZYNOWSKI, S. G; WESTROM, B.; RIPPE, C.; PEULEN, O.; DUNSHEA, F. R. Age, sex, and weight at weaning influence organ weight and gastrointestinal development of weanling pigs. Crop and Pasture Science, Collingwood, v. 54, n. 5, p. 515-527, 2003.
  8. LIBAO-MERCADO, A. J.; ZHU, C. L.; CANT, J. P.; LAPIERRE, H.; THIBAULT, J.-N.; SE`VE, B.; FULLER, M. F.; DE LANGE, C. F. M. Los aminoácidos dietéticos y endógenos son los principales contribuyentes a la proteína microbiana en el intestino superior de cerdos alimentados normalmente. The Journal of Nutrition, Rockville, v. 139, n. 6, p. 1088-1094, 2009.
  9. KOMURA, M.; FUKUTA, T.; GENDA, T.; HINO, S.; AOE, S.; KAWAGISHI, H.; MORITA, T. La ingestión a corto plazo de fructooligosacáridos aumenta las concentraciones de inmunoglobulina A y mucina en el ciego de la rata, pero los efectos se atenúan con la ingestión prolongada. Biociencia, Biotecnología y Bioquímica, Abingdon, v. 78, n. 9, p. 1592-1602, 2014.
  10. RIST, V. T. S.; WEISS, E.; EKLUND, M.; MOSENTHIN, R. Impact of dietary protein on microbiota composition and activity in the gastrointestinal tract of piglets in relation to gut health: a review. Animal, Cambridge, v. 7, n. 7, p. 1067-1078, 2013.
  11. GARCÍA, K. E.; SOUZA, T. C. R.; LANDÍN, G. M.; BARREYRO, A. A.; SANTOS, M. G. B.; SOTO, J. G. G. Patrones de fermentación microbiana, incidencia de diarrea y rendimiento en lechones destetados alimentados con una dieta baja en proteínas suplementada con probióticos. Food and Nutrition Sciences, Olsztyn, v. 5, n. 18, p. 1776-1786, 2014.
  12. PIEPER, R.; BINDELLE, J.; ROSSNAGEL, B.; VAN KESSEL, A.; LETERME, P. Effect of carbohydrate composition in barley and oat cultivars on microbial ecophysiology and the proliferation of Salmonella enterica in an in vitro model of the porcine gastrointestinal tract. Applied and Environmental Microbiology, Washington, v. 75, n. 22, p. 7006-7016, 2009.
  13. PLUSKE, J. R. Feed-and feed additives-related aspects of gut health and development in weanling pigs. Journal of Animal Science and Biotechnology, Londres, v. 4, n. 1, p. 1, 2013.
  14. DENG, D.; YAO, K.; CHU, W.; LI, T.; HUANG, R.; YIN, Y.; WU, G. Activación alterada de la iniciación de la traducción y síntesis proteica reducida en lechones destetados alimentados con una dieta baja en proteínas. The Journal of Nutritional Biochemistry, Stoneham, v. 20, n. 7, p. 544-552, 2009.
  15. YUE, L. Y.; QIAO, S. Y. Effects of low-protein diets supplemented with crystalline amino acids on performance and intestinal development in piglets over the first 2 weeks after weaning. Livestock Science, Melbourne, v. 115, n. 2, p. 144-152, 2008.
  16. HERMES, R. G.; MOLIST, F.; YWAZAKI, M.; NOFRARÍAS, M.; GOMEZ DE SEGURA, A.; GASA, J.; PÉREZ, J. F. Efecto del nivel dietético de proteína y fibra sobre el rendimiento productivo y el estado sanitario de los lechones. Journal of Animal Science, Champaign, v. 87, n. 11, p. 3569-3577, 2009.
  17. METZLER-ZEBELI, B. U.; HOODA, S.; PIEPER, R.; ZIJLSTRA, R. T.; VAN KESSEL, A. G.; MOSENTHIN, R.; GÄNZLE, M. G. Los polisacáridos no amiláceos modulan la microbiota bacteriana, las vías de producción de butirato y la abundancia de Escherichia coli patógena en el tracto gastrointestinal porcino. Applied and Environmental Microbiology, Washington, v. 76, n. 11, p. 3692-3701, 2010.
  18. ANDERSEN, A. D.; SANGILD, P. T.; MUNCH, S. L.; VAN DER BEEK, E. M.; RENES, I. B.; VAN GINNEKEN, C.; GREISEN, G. O.; THYMANN, T. Retraso en el crecimiento, la función motora y el aprendizaje en cerdos prematuros durante la vida postnatal temprana. American Journal of Physiology-Fisiología reguladora, integradora y comparativa, v. 310, R481-R492, 2016.
  19. HANSEN, C. F.; THYMANN, T.; ANDERSEN, A. D.; HOLST, J. J.; HARTMANN, B.; HILSTED, L.; LANGHORN, L.; JELSING, J.; SANGILD, P. T. Crecimiento intestinal rápido pero retraso persistente de la función digestiva en el periodo postnatal de cerdos prematuros. American Journal of Physiology-Fisiología gastrointestinal y hepática, v. 310, n. 8, p. G550-G560, 2016.
  20. THOMPSON, C. L.; WANG, B.; HOLMES, A. J. El entorno inmediato durante el desarrollo postnatal repercute a largo plazo en la estructura de la comunidad intestinal de los cerdos. The ISME Journal, Londres, v. 2, n. 7, p. 739-748, 2008.
  21. COLE, M.; VARLEY, M. Avances recientes en la alimentación y nutrición del lechón. SEMINARIO INTERNACIONAL DE SUINOCULTURA, 5ed., São Paulo, Expo Center Norte. Actas.... Concórdia: Embrapa Porcinos y Avícolas, 2000. p. 37-52.
  22. MADEC, F.; ROSE, N. Síndrome de emaciación multisistémica post-destete en cerdos: ¿por qué surgió? En: ANNUAL SYMPOSIUM NUTRITIONAL BIOTECHNOLOGY IN THE FEED AND FOOD INDUSTRIES. La nueva crisis energética: ¿alimentos, piensos o combustibles? 23, 2007, Alltech UK. Actas.... Alltech UK: Nottingham University Press, 2007. p. 65-70.
  23. WANG, J.; FENG, C.; LIU, T.; SHI, M.; WU, G.; BAZER, F. W. Alteraciones fisiológicas asociadas a la restricción del crecimiento intrauterino en fetos porcinos: causas y perspectivas para la optimización nutricional. Molecular Reproduction and Development, v. 84, p. 897-904, 2017.
  24. WANG, T.; HUO, Y. J.; SHI, F.; XU, R. J.; HUTZ, R. J. Effects of intrauterine growth retardation on development of the gastrointestinal tract in neonatal pigs. Biology of the Neonate, v. 88, p. 66-72, 2005.
  25. FOXCROFT, G. R.; DIXON, W. T.; DYCK, M. K.; NOVAK, S.; HARDING, J. C. S.; ALMEIDA, F. C. R. L. Programación prenatal del desarrollo postnatal en el cerdo. Sociedad de Reproducción y Fertilidad, v. 66, p. 213-231, 2009.
  26. STEIN, H. H. Experiencia en la alimentación de cerdos sin antibióticos: una perspectiva europea. Animal Biotechnology, Nueva York, v. 13, n. 1, p. 85-95, 2002.
  27. GONZALES, E.; MELLO, H. H. C.; CAFÉ, M. B. Uso de antibióticos promotores de crecimiento en alimentación y producción animal. Revista UFG, Goiânia, Ano 13, n. 13, p. 48-53, 2012.
  28. CROMWELL, G. L. Por qué y cómo se utilizan los antibióticos en la producción porcina. Biotecnología Animal, v. 13: p. 7-27, 2002.
  29. BLUMSTEIN, D. T.; LEVY, K.; MAYER, E.; HARTE, J. Disbiosis gastrointestinal. Evolución, medicina y salud pública, v. 2014, p. 163, 2014.
  30. FRANCINO, M. P. Antibióticos y microbioma intestinal humano: disbiosis y acumulación de resistencias. Fronteras de la microbiología, v. 6, 2015.
  31. LOOFT, T.; ALLEN, H. K.; CANTAREL, B. L.; LEVINE, U. Y.; BAYLES, D. O.; ALT, D. P.; HENRISSAT, B.; STANTON, T. B. B. Bacterias, fagos y cerdos: los efectos de los antibióticos en la alimentación sobre el microbioma en diferentes localizaciones intestinales. The ISME Journal, v. 8, p. 1566-1576, 2014.
  32. HOLMAN, D. B.; CHÉNIER, M. R. Temporal changes and the effect of subtherapeutic concentrations of antibiotics in the gut microbiota of swine. FEMS Microbiology Ecology, v. 90, p. 599-608; 2014.

Figura 1: Rendimiento obtenido por animales de bajo peso al nacer a lo largo de su vida productiva. Los animales del grupo de prueba, procedentes de hembras suplementadas durante la gestación y la lactancia con un compuesto de ingredientes capaces de estimular la producción y aumentar la concentración de factores de crecimiento, receptores y proteínas de unión relacionadas con su acción, a nivel fetal y placentario, obtuvieron pesos superiores al destete (18 días) y a los 145 días, alcanzando esta diferencia 0,461 g y 5,740 kg, respectivamente.

Figura 2: Influencia de la mejora del rendimiento a los 45 días en el peso de sacrificio a los 142 días. Los animales del grupo de prueba, que recibieron una dieta elaborada para el destete y la estabilidad de la microbiota, obtuvieron 1,0 kg más de peso al final de los 45 días de edad, lo que se reflejó en un peso de más de 3,0 kg en comparación con el grupo de control a los 142 días de edad. Adaptado de De Heus, PorkExpo, 2016.


0 Comentarios

Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

M.V., PhD Eduardo Raele de Oliveira

Médico Veterinario

Artículos


Artículos

Trilogía: La ingesta nutricional c…

Las enfermedades gastrointestinales son las principales causas de morbilidad y mortalidad neonatal en los animales...

Artículos

Comparación entre 2 pruebas realizad…

PEPTASAN® fue utilizado en pollitas reproductoras de reposición de la línea Cobb en una empresa ubicada en Santa F...

Artículos

Trilogía: La ingesta nutricional com…

Las enfermedades gastrointestinales son las principales causas de morbilidad y mortalidad neonatal en los animales...

Artículos

¿Antibióticos Promotores de Crecimiento o Agentes Naturales Promotores de Crecimiento? (APC o ANPC)

¿Antibióticos Promotores de Crecimiento o Agentes Naturales Promotores de Crecimiento? (APC o ANPC) Desde los albores de la producción intensiva investigadores y productores han intentado estimular el crecimiento de los animales por todos los medios posibles y viables. Sin dudas la producción avícola es, y sigue siendo, la pionera en estos avances que no cesaron […]

Contacto


    Podcasts